Pianeta ? Musica ?‍?

La música mueve los sentidos, y las noticias.
No todos los tipos de arte consiguen lo que logra la música en nuestros sentimientos

No todos los tipos de arte consiguen lo que logra la música en nuestros sentimientos

Nuestra identidad como personas se encuentra formada por infinidad de elementos, recuerdos y experiencias, y estas van de algo tan sencillo como unas vacaciones, hasta alguna conversación con nuestros padres, los libros que hemos leído o quizás ese maestro que alguna vez tuvimos y que nos enseñó de la mejor manera su materia. Pero, cuando se trata de identidad colectiva, este es un concepto que se torna mucho más difuso.

Se le califica como generacional, política, sexual, deportiva o construida entorno a alguna afición, lo cierto es que esta identidad suele ser mucho más difusa, debido a que cada persona cuenta con su propia experiencia personal. No obstante, de forma constante existen elementos que vienen a reforzar como los cómics, un estilo visual, de vestir, entre otros. Lo cierto es que cada una cuenta con su propio símbolo, pero todas presentan uno en común: la música.

De acuerdo con el experto Timothy Taylor, quien es doctor en Musicología en la Universidad de California, Los Angeles (UCLA), nos señala la clave de la música en este proceso de construcción de la identidad, acotando que: «Hay tantos tipos distintos de música como grupos sociales que la escuchan.

Realmente no hay nada particular en la música, salvo su maleabilidad, que hace que haya tantos tipos posibles diferentes que un grupo social particular puede hacerla suya, o adherirse a una, para usarla para reafirmarse y para diferenciarse de otros grupos sociales».

Con respecto al tema, el sociólogo de la Universidad de Buenos Aires Marcelo Urresti, sugiere que una diferencia razonable entre una música que marca a una generación y una generación que marca la música, con lo que expresa que: «La música puede convertirse en un símbolo si es generacional, como es el caso del rock. Si sucede en una sociedad donde los cambios generacionales son acompañados por una expresión musical, también».

En otras palabras, la música puede convertirse en el núcleo de una generación en sí, pero también cuenta con la posibilidad de acompañar y definir ese proceso. Ante tal aseveración, el propio profesor Urresti trae a colación un ejemplo de una música que en Argentina llegó a marcar la generación de los años noventa y el nuevo siglo: «Se viene el estallido», de Bersuit.

Durante el transcurso de esos años, la sociedad de dicho país, se veía menos a gusto con los gobernantes que se venían sucediendo en la Casa Rosada, por lo que la canción de Bersuit fue la que se encargó de cristalizar tal sentimiento mediante las siguientes líneas: «Se viene el estallido, se viene el estallido, de mi guitarra, de tu gobierno, también».

Existen determinados músicos que al parecer pueden dar con la tecla mágica, o simplemente con la nota adecuada al momento de componer canciones que terminan convirtiéndose en himnos de alguna generación.

Pero ante ello, tanto Urresti como Taylor hacen gran énfasis en quien las oye, en el entorno social, más no en el compositor. De acuerdo a Tim Taylor: «No hay una estructura subyacente que lo facilite. Es un proceso social, no uno formal, por el que se escoge una canción particular para convertirla en himno».